Creo que la vida es cómo un río, hay que recorrer un camino largo y difícil, a veces ajetreado otras calmo, juntarse con otros ríos, pasar por momentos de sequía, etc. etc. para llegar a un mar de tranquilidad, sentirnos plenos, felices, seguros de nosotros mismos, tras lograr durante el trayecto, lo más difícil de nuestra vida, conocernos y querernos. Desde hace un año y medio mi río se desbordó, cambió de curso… se junto con otras aguas, y recorrimos un montón de kilómetros juntos… segura de llegar a un mar tranquilo, transparente y de aguas templadas que mantuvieran mi corazón caliente y mis interiores en calma. Al final la sequía hizo su trabajo, el agua se disipó y sólo ahora pude sentir lo duro del camino, las heridas que dejarón las rocas a nuestro paso… y lo difícil que es ahora avanzar sin agua.

Hoy es el cumpleaños de mi madre,  y el mes pasado el de mi abuelo Venancio, quien me conoce sabe bien lo importante que eran para mí. Sin lugar a dudas ambos me marcaron para ser quién soy y cómo soy. Creo que me acuerdo y hablo de ellos a diario, mi abuelo era simplemente genial, cariñoso con todos nosotros y sensible,y qué voy a decir de mi madre, lo que decimos todos, que era la mejor madre del mundo mundial. Cuando estoy lejos de mi terruño y siento morriña pienso en mi abuelo, recuerdo lo que me dijo cuando fui a su casa a contarles que me iba a Uganda. Mi abuela Milagrines, de acuerdo a su carácter, se puso hecha una furia, pero mi abuelo aprovechó a que ella se fuera para cogerme la mano, yo estaba sentada como siempre a su lado sobre la gloria, y decirme, “no te preocupes, tú tienes que ver mundo para luego volver y contármelo”.

En ambos casos me acuerdo de lo último que hablé con ellos, parece que se nos queda grabado en la memoria, como el río marca poco a poco su paso por la roca. Mi abuelo se encontró mal el día antes y fui a pasar con él la tarde, del mismo modo, aprovechó a que mi abuela se fuera a conectar las mantas eléctricas para decirme que había soñado que se moría, y lo único que le preocupaba era no poder despedirse de mí, y que me quería. Cuando bajó mi abuela me acompañaron a la puerta y ¡estaba nevando!, así que mi abuelo espetó: “este año, Natalieja, no vamos a coger gruñones” (así llamaba él a las nectarinas), y ese era un gran problema porque él era como un gorrioncillo, siempre en la huerta metido entre los árboles comiendo fruta.

8523971733_a44560903b_c
Mi sol / Natalia Lozano

Con mi madre la situación fue distinta, hubo un momento en que ya casi no nos reconocía y no hablaba. Ahora empiezo a ser consciente que yo siempre he debido ser del género molestón, cabezota y persistente. Con este panorama me sentaba junto a ella y pegaba mucho mi cara a la suya y la decía: “mamá te quiero, si tú me quieres levanta las cejas” “te quiero, eh?, si me oyes levanta las cejas” y así me tiraba ratos largos, con la tontería de mover las cejas, y os juro que creo que levantaba las cejas. Al final la dije: “sabes que te quiero mucho, no te olvides”. Y ella me dijo: “Te quiero yo a ti, cariño”(por eso me hace ay el corazón cuando alguien me llama cariño). Creo que me sentí la persona más especial del mundo, ¡mi madre me quería a mí!, aunque supongo que no tiene mucho mérito. Mmm… Creo que por este hecho me gusta decir te quiero y necesito que me lo digan o sentir ese calor.

A donde quería llegar con este tema, es que aunque el agua nos abandone (y yo, como siga escribiendo de estas cosas me deshidrato fijo, que me he fulminado un paquete de pañuelos), siempre llegan gotitas que te acompañan y hacen que el río no se seque por completo esperando nuevas lluvias u otras corrientes. Pero ¡Ay!, cómo duele el hueco que dejan los que se van o los que no se quieren quedar, cómo nos marcaran con sus actos, palabras y ausencia de éstas.

Así que yo quiero agradecer a todas las gotas que me acompañan y han acompañado a lo largo de este camino, me gustaría poder recordar a todos y no dejarme a nadie, pero no sé si seré capaz. Mi prima Miri que es como una hermana; Mis amig@s de la infancia y más allá (Lara, Gloria, Guille, Ari, Teje, Bollito, Pez, Dichan, Noe, Víctor, Paula, Gaia, Paz, David, Luz, Alberto…), amig@s y compañer@s de Manchester (Nachín, Diana, Juan, Ivan, Carlota, Terence, Helena Habdija (me encanta su apellido), Miguel, Rebe); Y lo que yo llamo mis mamás adoptivas por cómo se preocupan por mi y el cariño que me muestran y que las tengo:  Eva y Chelo (Chelito que es realmente como una madre, te quiero mucho^_^), Vanessa Melo, y Sofía, que me ha acogido con todo el cariño, amor y generosidad del mundo en su familia.

Gracias y perdón por la distancia y desapego que puedo mostrar, soy un ser con poco tiempo, el poco que tengo está desorganizado y menor fuerza de voluntad, lo cierto es que os tengo a todos (incluidos los que me he olvidado y los que no he escrito conscientemente) en la cabeza y en el corazón.

3 respuestas a “El río

  1. Según el TAO la vida pertenece al espíritu quién pretende agarrarlo lo pierde; una veces suben, otras bajan; unas veces se llenan y otras se vacían… hay que aprender a transitar los estados de ánimo como un río. Estoy de acuerdo, esa metáfora que también es una metáfora del paso del tiempo y con ello de todo lo que acontece en la vida, siempre nos fue útil (no te bañaras dos veces en el mismo río – Heraclito). Pero no basta con ser conscientes, tenemos que reconocer y gestionar nuestras emociones. Expresarse y llorar es bueno, siempre que no se alimente nuestro instinto masoquista, por ejemplo.

    Te propongo un juego, ordena tus sentimientos en veneno y alimento, es decir, que te hace amar la vida y que te produce odio. Entiende amor como todas aquellas emociones que te ayudan a crecer y estimarte, y odio como aquellas que te empequeñecen y te producen rabia. Y sólo para ser consciente, porque nuestros hitos y estados emocionales nos preceden como la geografía a la idiosincracia del río.

    con cariño, Borja.

    Me gusta

  2. Rios, riachuelos, algun que otro charco de barro…

    Cuando sales a la calle a veces llovera y te mojaras, pero otras te estaras tomando ein großes Bier im Park disfrutando probablemente con esa gente que mencionas,la que no y la que estara contigo siempre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s